Matadores Sudamericanos

Talleres se consagró campeón al derrotar en la final del torneo a Cerro Corá de Paraguay por 2-1. Los goles de conjunto azulgrana fueron convertidos por Diego Koltes. Festeja Mendoza

CHRISTIAN SOSA

En el 2012 en Ushuaia Talleres veía como festejaba Itapúa en la final de la División de Honor. Pasaron once meses y la revancha llegó. Y de qué manera.

El Matador lo hizo. El Matador se consagró Sudamericano de Clubes al derrotar en la final a Cerro Corá de Paraguay por 2-1.

Uno de los clubes históricos que tiene Mendoza llevó a la provincia a lo más alto a nivel internacional por primera vez.

 

 

El partido

Fueron veinte minutos donde Talleres tuvo el total control del balón. Un partido muy cerrado y trabado que recién a los 12 minutos se abrió.

Diego Koltes tomó la pelota, se sacó un rival de encima, avanzó se acomodó para la zurda, remató y marcó el 1-0 para el Matador.

A partir de ahí Cerro Corá se refugió en su campo y lo espero a Talleres. En el partido no pasaba nada por y la ventaja de los mendocinos se mantenía sin riesgos.

En la parte final Talleres fue el que esperó a su rival. Con paciencia y con calma el Matador, de a poco fue encontrando la llave de la victoria.

 

 

La presión ahora la tenía el conjunto guaraní que cambió su estilo de juego y salió a atacar a su rival buscando llegar a la igualdad.

A los 8′ salida de rápida Federico Pérez para Koltes que hizo una genialidad, avanzó tocó para Juan Pablo Giordanino, el Moto se la devolvió y el jugador de Jockey Club, de taco, convirtió el segundo. Golazo para el recuerdo de todos.

Ahora con los dos goles de ventaja había más tranquilidad dentro y fuera de la cancha. Aunque en este deporte casi nunca hay nada definido.

Una falta clarísima dentro del área a Juan Pablo Villodas que los árbitros no sancionaron fue la jugada más polémica de la noche.

 

 

El conjunto azulgrana estuvo a punto de liquidar el partido con una excelente jugada de Pablo Garay donde la pelota terminó reventando el travesaño. Otra jugada clara fue la chilena de Rodrigo Martínez que se fue desviada.

Talleres tenía el torneo en el bolsillo, pero hubo que sufrir hasta el último segundo porque Olmos descontó y puso más emoción en el partido y nerviosismo para muchos.

Pero Talleres se agrandó y ante su gente sacó chapa de campeón y terminó levantando la copa que lo consagra como el mejor equipo de esta parte de Sudamérica.

 

 

Salud campeón.

Crédito de fotos: Fernando Martínez

1 pensamiento sobre “Matadores Sudamericanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.